La historia de la regañá, producto típico andaluz, se remonta unos 1.000 años atrás cuando se descubre que, al someter al calor excesivo sopas de cereal, se obtenía un alimento con bajo contenido en agua, muy apropiado para el almacenaje y los largos viajes.

Una especie de pan de forma plana y de larga conservación, que se distribuía entre las tripulaciones de los buques, que muy a menudo eran confinados a comer este pan duro a regañadientes, de ahí su nombre: ‘la regañá’. Era el único sustento del día, por lo que se convirtió en una especie de «entretenimiento» al roerlo todo el día.

Hay distintas variedades en otros países

Un producto con tantos años de historia no se limita a una única zona geográfica. Por tanto no es un producto exclusivo de nuestra gastronomía, pues hay distintas variedades en otros países, como los taralli en Italia, los knäckebröd y los tunnbröd escandinavos (muy parecidos a nuestras regañás), las crostas de Baleares o las rosquilletas de Valencia.

Sin embargo, la provincia de Sevilla es una de las grandes productoras de este «manjar de acompañamiento».

regañas frutos secos reyes, frutos secos reyes

¿Por qué nos gusta tanto?

¿Regañás cubiertas de chocolate?

Así es, en Frutos Secos Reyes nos preguntamos ¿Y si unimos dos de las grandes adicciones de nuestros consumidores? El pan y el chocolate. Como resultado lanzamos al mercado los Pan&Choc, con 3 sabores: de chocolate, chocolate con leche y blanco.

¡Prueba nuestros picos y regañás! Ahora los puedes comprar directamente en nuestra tienda on line.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *