Las almendras son de los frutos secos más consumidos en todas sus variantes. Es mucho lo que se habla últimamente sobre ellas. La leche de almendras está de moda y es imprescindible en las dietas de las personas con intolerancias o con la digestión pesada.

Las almendras tienen una cantidad significativa de vitamina D que hace que estén saludables, que tus defensas mejoren y que tengas más energía durante el día.

La leche de almendra es una alternativa muy saludable a la leche de vaca, es apta para veganos y para personas con intolerancia a la lactosa.

Hoy te contamos cómo puedes hacer la leche de almendras en tu casa.

Ingredientes:

ingredientes para leche de almendras

Preparación

  1. Coloca las almendras en un recipiente hondo y cúbrelas con bastante agua.
  2. Déjalas en remojo toda la noche.
  3. Al día siguiente, enjuaga bien las almendras, escúrrelas y ponlas en la licuadora.
  4. Agrégale las tres tazas de agua y procesa todo muy bien hasta que las almendras se hayan hecho polvo.
  5. A continuación añade los dátiles y la esencia de vainilla o canela.
  6. Cuela la leche con ayuda de una tela o gasa.
  7. Los restos de almendras se pueden aprovechar para repostería, para hacer harina de almendras, etc.

¿Cuánto dura la leche de almendras casera?

La leche de almendras casera puede durar entre dos y tres días si la guardas dentro de la nevera, en un recipiente de cristal bien cerrado.

Beneficio de la leche de almendras

La leche de almendras contiene numerosas propiedades: aporta vitamina B, favorece el metabolismo y, al mismo tiempo, al contener fibra soluble e insoluble protege la pared del intestino, sobre todo del colon, que ayuda a regular la absorción de los azúcares y el colesterol.

¿Te animas a hacerla?

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *